Medicamentos para el alivio del dolor

El medicamento y la forma en que se administra depende del tipo y de la causa del dolor.

Por ejemplo, el dolor crónico es mejor tratado por métodos que proporcionan una dosis constante del medicamento durante un largo período de tiempo, como un adhesivo que libera la droga en la piel o comprimidos de liberación lenta. Por otro lado, el dolor disruptivo es mejor tratado con medicamentos que actúan rápido (liberación rápida), pero permanecen en el organismo por un corto período de tiempo. A continuación se muestra una visión general de los tipos de medicamentos usados contra el dolor:

Dolor leve a moderado

No opioides – Acetaminofeno y drogas antiinflamatorias no esteroides (AINEs), como el ácido acetilsalicílico y el ibuprofeno, se utilizan con frecuencia.

Usted puede comprar muchos de estos medicamentos en la farmacia sin receta. Para otros tipos de medicamentos es necesaria una receta médica, incluyendo receta azul o amarilla. Consulte con su médico antes de usar estos medicamentos. AINEs pueden interferir en la sangre alargando el tiempo de coagulación. Esto puede suponer un problema si usted ha programado una cirugía o tratamiento quimioterápico. Los AINE también pueden causar efectos colaterales cuando se asocian con otros medicamentos.

Dolor moderado a grave

Opioides – También conocidos como narcóticos, algunos ejemplos son: morfina, fentanil, hidromorfona, oxicodona, y codeína.

Usted necesita una receta especial amarilla para estos medicamentos. Los medicamentos no opioides se pueden utilizar junto con no opioides para obtener un mejor resultado en el control del dolor moderado a severo.

Dolor progresivo

Opioides de acción rápida – Morfina de acción rápida; fentanil en forma de chupete sirve para absorber el medicamento por la boca con la recomendación del chupete no ser tragada.

Usted necesita receta amarilla para estos medicamentos. Un opioide de corta duración, que alivia el dolor disruptivo rápidamente, es a menudo usado con un opioide de larga acción para el control del dolor crónico.

Hormigueo y Quemazón

Antidepresivos – Amitriptilina, nortriptilina y desipramina.

Usted necesita receta en dos vías para estos medicamentos. Los antidepresivos se prescriben para aliviar ciertos tipos de dolor. Tomar un antidepresivo no significa que usted está deprimido o tiene una enfermedad mental.

Anticonvulsivantes – Carbamazepina, gabapentina, y fenitoína.

Usted necesita receta en dos vías para estos medicamentos. A pesar del nombre, los anticonvulsivos no se utilizan sólo para las convulsiones, sino también para controlar la sensación de quemazón y hormigueo de una determinada parte del cuerpo.

Dolor causado por hinchazón o presión

Esteroides – Prednisona, dexametasona.

Usted necesita receta en dos vías para estos medicamentos. A menudo se utilizan para disminuir la hinchazón, que a menudo hace que la presión provoque dolor.